miércoles, 21 abril 2021 14:27

Supervivientes: La concursante que pasó de la mayor gloria a la tragedia más absoluta

María del Mar Cuena Seisdedos, más conocida como Yurena, es uno de los personajes más mediáticos de la historia televisiva de nuestro país. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha tenido que reinventarse para conseguir salir adelante. Además, hace dos años recibía uno de los golpes más duros de su vida tras el fallecimiento de su madre, Margarita Seisdedos, que llevaba enferma mucho tiempo. 

Pero, como siempre ha hecho, Yurena ha conseguido reponerse poco a poco de todos los golpes que le ha dado la vida, y ha reaparecido más fuerte que nunca. Así, desde Cotilleo.es hemos querido descubrir que ha sido de la vida de la artista en todos estos años desde su paso por Supervivientes. ¿A qué tragedias se ha superpuesto? Sigue leyendo, porque te lo contamos a continuación.

Su inolvidable paso por Supervivientes 2016

>  El paso de Yurena por Supervivientes 2016 es inolvidable, y es que contra todo pronóstico, la artista supo adaptarse a las condiciones de la isla, sin rechistar. Así, aguantó ser una de las primera nominadas por el resto de sus compañeros, y convertirse en la primera desterrada del reality. Allí, supo aguantar y sobreponerse a la soledad y a las complicadas situaciones meteorológicos, e incluso… ¡Encontró el amor!

La historia de amor de la edición también la protagonizaba ella, pero no con ninguno de sus compañeros, sino con Víctor, un garífuna de la zona del que aprendió muchas cosas. “Víctor me cuida y me está dando consejos pero no estoy bien pero no por estar aquí. No sé por qué en los días anteriores, por temas anímicos y por mis preocupaciones y mis cosas, he notado que la salud me viene fallando”, explicaba emocionada durante el reality. 

“Él me está enseñando a pescar, no lo he conseguido por mi misma pero me está enseñando a atrapar y esta mañana he logrado atraer dos peces a la playa con la ayuda de Víctor”. Y es que Supervivientes la puso a prueba de la manera más brutal. “La pena y la angustia me invaden”, llegaba a confesar Yurena preocupada por el estado de salud de su madre, Margarita Seisdedos. “Hay veces que me lo paso bien y me estoy involucrando a tope”. Y lo cierto es que consiguió que su paso por Honduras fuera uno de los más recordados. 

Siguiente: Yurena: del máximo estrellato en los 90, a la caída en picado