miércoles, 21 abril 2021 13:38

Alaska y Mario lo pierden todo por culpa de Victoria Abril: “no todas las opiniones son respetables”

Alaska y Mario tienen que hacer frente a un nuevo, y sorprendente, enemigo: el público. Desde que, en 2011, protagonizaron su propio reality, se posicionaron como la pareja más querida del país. Todo el mundo hablaba bien de ellos, y aplaudían tanto su libertad como su la elocuencia de su discurso. Pero, el exceso de confianza, les ha jugado una mala pasada, y parece que hay mucha gente ofendida por su atrevimiento. Alaska y Mario se han excedido. Han dado su opinión sobre un tema muy polémico: el Coronavirus.

A los artistas no les ha temblado el pulso a la hora de apoyar a Victoria Abril, quien asegura que la pandemia es un invento del Gobierno. Muchos líderes de opinión han cargado duramente contra la cantante y su marido, y las redes sociales ya han dado su veredicto. Todo hace pensar que Alaska y Mario han perdido su trono, y sus fans no se atreven a dar la cara por ellos. ¿Cómo se encuentran tras esta revolución?

El público está cansado de verlos en la pequeña pantalla

Alaska y Mario paseando por Madrid

> Alaska es una de las artistas más grandes del país. De hecho, es de las pocas cantantes que sigue llenando estadios y pabellones. La última vez fue el Wizink center y, tanto los críticos como el público, aplaudieron su eterno talento. Además de su faceta como estrella de la Movida Madrileña, Alaska triunfa en la pequeña pantalla. Desde que, en 2011, MTV emitió su propio reality, la audiencia ha posicionado como uno de los rostros más queridos de la televisión. Paralelamente, su marido, Mario Vaquerizo, fue un gran descubrimiento para los espectadores. La pareja se convirtió en el elemento perfecto para todos los programas. Eran divertidos, amables, libres, modernos y elocuentes, una auténtica bomba para los empresarios audiovisuales.

Aslaska y Mario empezaron a hacer carrera en televisión como nunca antes la habían hecho. Raro es el productor que no quisiera trabajar con ellos, y muchas empresas se peleaban para contar con su presencia. Concursos de cocina, de música, espacios de entrevistas, secciones propias… Alaska y Mario ocupaban mucho tiempo dentro de la pequeña pantalla. Pero, todo cambió cuando sus nombres empezaron a sonar para convertirles en jurado de Drag race España, un programa cuyo objetivo es encontrar al transformista con más arte del país. El público manifestó su rechazo hacia Alaska y Mario, pues consideraban que iban a eclipsar el talento del resto de artistas, y ellos ya tenían trabajo suficiente en televisión.

Siguiente: El último revuelo de Aslaska y Mario