miércoles, 21 abril 2021 16:48

El ingreso psiquiátrico salva a Rosa Benito: los “horribles” motivos que le hicieron tomar la decisión

Rosa Benito se ha convertido en una de las colaboradoras clave de Ya es mediodía. Disfruta ahora de su trabajo, de su vida personal y sentimental, pero hubo un tiempo en el que todo no fue así. Hoy, recordamos el peor episodio de Rosa, ese que, después de un tiempo, le ha traído tan sol cosas buenas. Los motivos de su ingreso en un centro psiquiátrico, a continuación.

De tocar el cielo, a vivir en el infierno

rosa benito

> Rosa Benito se convirtió en una celebrity de la que hablar cuando comenzó su relación con Amador Mohedano. Peluquera de profesión, la actual colaboradora de Ya es mediodía pasó de cortar el pelo a los ciudadanos de a pie, a viajar por toda España y el resto del mundo acompañando a Rocío Jurado a sus mejores conciertos. ¿El motivo?

Se rumoreaba por los pasillos de todas las redacciones que las supuestas infidelidades de su hermano, Amador, no le gustaban en absoluto. Para evitarlo, la más grande no tuvo más remedio que llevarse a su cuñada a todos los lugares, evitando así que el matrimonio de Rosa con Mohedano se rompiera.

Pero lejos de cumplirse este último presagio, no fue hasta Supervivientes, y con Rocío Jurado fallecida hace ya unos años atrás, cuando la tertuliana decidió cartas en el asunto. Fueron las aguas claras de Honduras, el pasar hambre y sobrevivir durante tres meses en una isla abandonada lo que le hicieron reflexionar sobre su vida. Nada más pisar tierra, la tertuliana se vio envuelta en una marañas de informaciones, acusaciones y problemas personales que pudieron con ella.

Rosa no tuvo más remedio que tomar una drástica decisión y esta fue una muy diferente a la que tomó al principio, la de dejar la televisión: ingresar en un centro psiquiátrico. Pero lo cierto es que los motivos no fueron solo esos. Rosa padecía en silencio muchos otros problemas que pasaron desapercibidos por aquel entonces.

Siguiente: Los motivos que llevaron a rosa a ingresar en un centro psiquiátrico