domingo, 25 julio 2021 5:51

Lourdes Montes: “La relación de Eugenia y Francisco es estupenda por Cayetana”

Lourdes Montes ha conseguido labrarse un nombre lejos de ser la mujer de Francisco Rivera aunque muchos los crean. La popular diseñadora ha sabido entrar en una familia, en una saga que siempre está en el ojo del huracán. Se ha ganado no solo el calor del hijo de Paquirri y Carmina Ordóñez, sino también de la prensa que le adora.

Esta andaluza de ojos penetrantes e intensos supo conquistar a uno de los toreros más deseados y estar en un discreto segundo plano. Hoy queremos que conozcas a esta mujer emprendedora y empresaria. En Cotilleo.es hemos hablado con ella en una entrevista que no vamos a catalogar de exclusiva porque es un término que no le gusta ni a ella ni a su marido. Y es que, para el público más desconocido, muchas veces el leer palabra EXCLUSIVA, cree que viene implícito un cobro por una entrevista, pero ni mucho menos. Exclusiva es algo novedoso, que en ese momento nadie tiene.

Lourdes Montes -37 años- ha abierto la puertas ‘de su casa’ y de su corazón. Su trabajo, su relación con su marido, su defectos y virtudes, así como la relación con Eugenia, son algunas de las cosas que nos ha contado. Incluso su comentada relación con su cuñada Eva González. Su franqueza y naturalidad son un plus que le definen como persona. Además, la andaluza nos cuenta cómo aprender de sus éxitos y de sus fracasos han sabido marcarle el camino de donde está ahora. Su esposo Francisco Rivera has sido el primero en animarle en sus proyectos y aventuras. Y eso es algo impagable. 

Lourdes Montes dejó su profesión como abogada por Francisco Rivera y por un sueño

Lourdes Montes during a portrait to promote " Mi abril textil " in Sevilla

> Lourdes dejó su profesión como abogada algo que supuso un escándalo para la época y que ella no llegó a entender. Como letrada tenía un gran futuro profesional pero lo dejó. “Cuando me caso, me doy cuenta de que es bastante complicada una vida laboral como la mía de 8 de la mañana a 8 de la tarde, con la de Fran. Cuando yo tenía vacaciones, él estaba a tope de corridas. Era bastante, bastante difícil compaginar una cosa con la otra”. A este se unía que ella no estaba contenta con su profesión porque siempre había tenido ese sueño, diseñar. 

Algo que le costó entender fue la crítica por este cambio: “porque uno es actor y se mete a escritor, o se meten a empresario. Y yo parecía que había hecho una barbaridad. Evidentemente yo sabía que nadie triunfa el primer día de trabajo. Pero yo que siempre soy una persona muy segura, y me he enfrentado con bastante valentía a todo, ahí fíjate, perdí incluso un poquito de autoestima… que luego he recuperado, pero fue una época muy complicada”. “Ahora estoy encantada con el cambio. El tiempo lo pone todo en su sitio y fue un acierto del que aprendí muchísimo, para bien y para mal“. 

A día de hoy está centrada en Mi Abril Textil: “Son cosas asequibles que te cambian la casa. La gente puede llegar a ese gasto y además, como está mucho en casa y ve lo que falla y lo que no, pues es algo en lo que le divierte invertir”. La personalización de las iniciales, el elegir el color de los tejidos y combinarlos con los bordados… Hace que se haya recuperado ese ajuar de toda la vida, muy primoroso y personalizado todo con un toque actual. Además han conseguido añadir ese toque de exclusividad no haciendo muchos productos del mismo modelo: “son productos de muy buena calidad que te van a durar mucho con esa base clásica de una inicial pero con colores más atrevidos. Estampados indios, inspiración de otros países, con un lino muy bueno de toda la vida. Una mezcla entre lo moderno y lo antiguo”.

Siguiente: Lourdes Montes, una mujer comprometida muy preocupada por un sector muy importante