sábado, 8 mayo 2021 14:25

María Patiño, la obsesión que le impide ser feliz: ¿Por qué no se gusta?

María Patiño lleva toda una vida trabajando en televisión. Empezó siendo reportera de una agencia de noticias, y se pateó las calles de Sevilla en busca de los personajes del momento. Por aquel entonces, era una tímida joven decidida a triunfar en el periodismo, y todavía no había descubierto su gran perdición: las operaciones estéticas. En los más de veinte años que María Patiño lleva apareciendo en la pequeña pantalla, su rostro ha cambiado en infinidad de ocasiones. La periodista parece tener una obsesión con su aspecto físico, y ha entrado a quirófano para hacerse cambios desde la cabeza a los pies. En Cotilleo.es hemos descubierto que este trastorno tiene un nombre, y María Patiño podría estar sufriéndolo en silencio. ¿Quieren saber cuántas veces ha usado la cirugía para sentirse mejor?

La periodista empezó coqueteando tímidamente con la cirugía estética

María Patiño operaciones

> María Patiño se ha convertido en uno de los rostros más cotizados de Telecinco. Entró en Mediaset para trabajar como tertuliana con Ana Rosa, y ha terminado convirtiéndose en una de las presentadoras estrella de la cadena. Su andadura televisiva empezó en 2001, y la primera vez que pudimos verla dentro de la pequeña pantalla, tenía un rostro muy diferente al que luce en la actualidad. Como buena celebritie, María se ha ido aficionando al bisturí según iba ganando peso en los medios de comunicación. Se hizo la primera operación en 2007, cuando tenía treinta y seis años. En esta ocasión, se hizo un levantamiento de cejas a base de bótox. Desde este momento, la periodista quedó maravillada con la cirugía estética, y siempre que se ha encontrado un defecto, ha vuelto a pedir ayuda a los cirujanos.

A partir de 2007, María Patiño decidió rejuvenecer su imagen. Se convirtió en una gran aficionada a los tratamientos de belleza, cambio de peinado, y empezó a vestir con un estilo más moderno. En alguna ocasión, ha comentado que su verdadero sueño es ser actriz. Por ese motivo, confesó que tenía mucho interés por mejorar su aspecto, pues quería seducir a la cámara en todas sus intervenciones. Después de hacerse el levantamiento de cejas, decidió inyectarse toxina botulínica en la frente, y debajo de los ojos, para eliminar sus arrugas. De esta forma, María Patiño dejó atrás su apariencia de tímida periodista para empezar a ser una de las colaboradoras más sexys de la televisión.

Siguiente: El mejor momento de María Patiño