miércoles, 14 abril 2021 15:00

Trucos para un bizcocho esponjoso

No hay nada mejor que un bizcocho casero y jugoso que se pueda degustar recién horneado en casa. Esta es una delicia de la que pueden disfrutar las personas más golosas y con cierto talento para la repostería artesanal. Eso sí, en diversas ocasiones se da un impedimento importante: que el resultado quede demasiado seco y tosco. Si no tienes pillado el punto a la hora de conseguir que tu bizcocho quede realmente esponjoso a continuación te facilitamos unos cuántos trucos para solucionarlo ¡darás con la clave para conquistar todos los paladares!

Desmoldar

Una vez hecho el bizcocho se debe retirar del horno para que no se quede seco, y cuando se temple se debe desmoldar y poner sobre una rejilla para que se termine de enfriar.

No se debe dejar que se enfríe en el molde para que no se seque, ya que el molde cuenta con calor residual en su estructura. Una vez frío se puede cubrir con papel film para preservar la humedad y que no se seque. Esta es la mejor manera de guardarlos.