miércoles, 14 abril 2021 15:15

Trucos para un bizcocho esponjoso

No hay nada mejor que un bizcocho casero y jugoso que se pueda degustar recién horneado en casa. Esta es una delicia de la que pueden disfrutar las personas más golosas y con cierto talento para la repostería artesanal. Eso sí, en diversas ocasiones se da un impedimento importante: que el resultado quede demasiado seco y tosco. Si no tienes pillado el punto a la hora de conseguir que tu bizcocho quede realmente esponjoso a continuación te facilitamos unos cuántos trucos para solucionarlo ¡darás con la clave para conquistar todos los paladares!

El horno

El horno cumple un papel importante en los bizcochos y en su resultado final. Antes de empezar la receta se debe precalentar el horno a 180 ºC con calor arriba y abajo, y si es de aire mejor, ya que repartirá el calor de manera uniforma. De esta forma se asegura que la temperatura es uniforme durante todo el proceso.

Se debe colocar el bizcocho en el centro con la rejilla, para que le llegue el mismo calor por arriba que por abajo. Para que quede jugoso se puede utilizar el truco de poner un recipiente con agua dentro del horno para que le aporte humedad. Nunca se debe abrir la puerta del horno durante los primeros 30 minutos.