miércoles, 21 abril 2021 16:00

Isabel Gemio, como nunca antes: su sobrina le destroza y cuenta lo peor

Isabel Gemio tiene más frentes abiertos que nunca. Cada día nuevos datos salen a la luz sobre la forma de ser de la periodista, que no la dejan en muy buen lugar. Una mujer déspota, ególatra y nada caritativa podría ser la persona que se oculta tras una cara risueña que pide clemencia ante los medios de comunicación. Ahora, que se ha convertido en el perejil de todas las salsas después de la polémica entrevista que según muchos, buscaba desprestigiar a María Teresa Campos se encuentra entre las cuerdas. La última que ha querido dar su versión de los hechos ha sido una persona muy cercana a ella, hablamos de su sobrina Anabel. Una noche en Sábado Deluxe que prometía ser movidita y lo terminó siendo. Su relación no era nada buena pero ahora pende de un hilo tras desvelar todos los secretos que oculta la reputada y ahora repudiada comunicadora. Si quieres saber todo lo que dijo su sobrina de ella sigue leyendo te lo contamos con todo lujo de detalles a continuación.

Nicolás, hermano de Isabel Gemio entra para defenderla

> Todo estallaba cuando sin quererlo ni beberlo el padre de Anabel, hermano de Isabel, Nicolás Gemio entraba en directo por teléfono a Sábado Deluxe para desmentir todo lo que estaba saliendo de la boca de su hija ante la sorpresa de esta. “En primer lugar quiero pedirle perdón públicamente a mi hermana por el dolor y el daño que nos está causando Anabel y, dicho, esto, voy a explicar yo los motivos por los cuales está Anabel cobrando unos cuantos euros ahí en televisión, lo que le ha hecho Isabel a Anabel”, comenzaba a relatar. “Esos daños fueron tenerla dos o tres años en su casa a cuerpo de rey. Esos daños fueron tenerla en una terapia pagando 150.000 pesetas mensuales para sacarla de una muerte segura. En esos años le arreglaron la boca tras su enfermedad y le pagaron toda la ayuda por la enfermedad mental que tuvo”.

Una ayuda, que por su parte, Anabel niega, pues aunque afirma haber padecido anorexia, según ella, su tía no le tendió la mano. Además, no ha dudado en criticar a su padre y sus palabras: “Qué pena, ahora hace cerca de dos años que no tengo relación con mi padre, todo fue a raíz de que mi hermano y yo hemos sufrido muchísimo con una enfermedad de mi madre y me enfadé con él porque, como padre y aunque no tuviera relación con mi madre, no nos preguntaba ni nos ayudaba en nada. Estuve ingresada por Covid-19 y no me ha llamado, ¿y me llama para esto?”, contaba Anabel indignada. Mientras tanto, seguiremos investigando más sobre todos los misterios que rodean a una Isabel Gemio que por suerte o por desgracia está cavando su propia tumba.