miércoles, 24 febrero 2021 18:42

Javier Tudela: “un niño pijo, caradura, soberbio y mal jefe”

Javier Tudela, el hijastro de Kiko Matamoros e hijos de Makoke, se está creando una mala fama que va a ser muy difícil de quitarse. Con su actitud y su forma de actuar se ha ganado la imagen de niño de papá… 

Y es que Tudela en el fondo, ha sido hijo de papá por partida doble. Primero por ser hijo biológico de quién es, el empresario multimillonario Javier Tudela de la Concepción y segundo por ser hijastro de Kiko Matamoros.

Javier Tudela vivía una vida de lujos por sus padres Javier Tudela y Kiko Matamoros

kiko matamoros makoke javier tudela anita matamoros javier tudela caprichos mal jefe niño pijo niño de papa

> “Me he dado cuenta de que mi hijo quiere mucho a Kiko Matamoros y yo me retiro. Para Javier es su padre, a mí me lo robaron con tres años”, explicaba el padre de Javi Tudela a su amiga Lydia Lozano. Algo que no le ha perdonado a Kiko Matamoros y Makoke nunca.

Aunque ahora se odien, Kiko Matamoros y el hijo de Makoke, estaban íntimamente unidos. De hecho, hubo una temporada en la que el polémico colaborador de Sálvame solo tenía trato con Anita Matamoros y con Javi. El novio de Marta López, no tenía más que ojos para ellos dos y le tenía como un hijo. Era una época en la que no se hablaba para nada con Diego Matamoros y Laura… 

Diego y Laura Matamoros llegaron a quejarse públicamente que Javier Tudela vivía del dinero de su padre y disfrutaba de una gran vida opulenta. Mientras el hijo primogénito hacía una crítica exacerbada del niño bonito de la casa, Tudela parecía el perfecto hijo que nunca había roto un plato. Buenas formas, sonrisa aniñada, pero detrás se escondía una personalidad bien distinta que, aun así, Kiko Matamoros ocultaba y defendía.

Pero esa época se dinamitó por completo y se rompió con el divorcio de sus madre y Kiko Matamoros. Fue de amarse a odiarse por completo… Todo lo que habían ocultado los dos, salía a la luz, comenzando un cruce de acusaciones que, a día de hoy, no ha terminado y cada vez se vuelve más cruenta. Por el cariño que le tenía, Matamoros callaba hasta que Javier Tudela le dejó con el culo al aire.

Siguiente: Javier Tudela, del niño pobrecito a repetir los comportamientos que no le gustaban