miércoles, 3 marzo 2021 19:29

La miseria que cobra Iñaki Urdangarín en su trabajo: de Zarzuela a la ruina más absoluta

El cuñado del rey Felipe está a punto de dar por finalizado la que de seguro ha sido la peor etapa de su vida. El ansiado tercer grado del marido de la infanta Cristina está a la vuelta de la esquina y ya cumple con una condición indispensable para que se le conceda este permiso: tener un trabajo. Sin embargo, el empleo de Iñaki Urdangarín no tiene nada que ver con su ocupación anterior a la entrada en prisión, empezando por el salario. El deportista cobra una miseria, y en muy pocos años ha pasado de vivir en un palacio a encontrarse en la más absoluta ruina. ¡Qué horror! ¿Quieres conocer todos los detalles y enterarte de la cifra exacta de su sueldo? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

Un trabajo precario

iñaki urdangarín

> Tal y como ha publicado Saúl Ortiz en ABC, se prevé que la próxima semana el cuñado del rey Felipe VI disfrute de un cambio en su grado penitenciario que le permitirá abandonar la Prisión de Brieva de una vez por todas, aunque no de la forma que a él le gustaría. Lejos de hospedarse en casa con su familia, Iñaki Urdangarín pasará los días en el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares, un lugar en el que, aunque debe pernoctar de forma obligada, se suavizan las condiciones carcelarias propias de las penitenciarias. Para empezar, ni siquiera dormirá en una celda, sino en una habitación normal y corriente junto a otro compañero. Para poder disfrutar de esta nueva condición, el marido de la infanta Cristina debía contar con una oferta de trabajo sólida, y según el medio citado anteriormente así es desde el pasado mes de noviembre.

Al parecer, el Hogar Don Orione donde ahora ejerce en calidad de voluntario le propuso empezar a trabajar con ellos para realizar tareas de “acompañamiento físico y psicológico” a las personas con discapacidad que acuden al centro. Al fin y al cabo, Iñaki Urdangarín ya los conoce desde hace tiempo y sabe mejor que nadie las necesidades especiales de los pacientes. La paga que le corresponderá por desempeñar sus funciones ascenderá a 800 euros al mes, más otras dos pagas extras al año. Se trata de una nómina que ni siquiera alcanza al salario mínimo interprofesional, que desde enero de 2019 se cifra en España en 950 euros al mes. Sin duda, un cambio de vida muy drástico al que al deportista le costará mucho acostumbrarse…

Siguiente: Los miedos y temores de Iñaki Urdangarín ante su cambio de grado