sábado, 8 mayo 2021 22:18

Antonio Orozco: las dichas y desdichas del jurado de La Voz Senior

Aunque no lo parezca la vida de Antonio Orozco ha sido dura, ha vivido muy de cerca la muerte de tres de sus seres queridos con tan solo unos meses de diferencia, unos años que le han hecho caer en un pozo del que pensaba no volver a resurgir. Con la ayuda de la música y con el apoyo incondicional de su hijo Jan, el cantante ha despegado las alas y lanza su nuevo disco Aviónica. Además se embarca un año más en la aventura de ser couch en La Voz, esta vez en su edición Senior. Sigue leyendo que te lo contamos todo.

Los años más difíciles de su vida: “Llegué a estar al borde del colapso”

> Con solo 21 años perdió a su padre, sufrió un accidente laboral. Y en 2011, se despidió de una de sus parejas, Marina Parilla, que perdió la vida, a causa de un cáncer linfático.

Lamentablemente, después, tuvo que vivir tres de los peores años de su vida, duros momentos que sin duda le han marcado, que han tocado su corazón y le han devastado. La pérdida de dos de sus mejores amigos y de una de las personas más importantes de su vida, su referente, la madre de su hijo Jan, Susana Prat, que tras luchar contra una dura enfermedad finalmente falleció. “En estos últimos tres años he perdido de forma consecutiva y con un mes de diferencia a las tres personas más importes de mi vida. Estuve trabajando durante 25 años con un productor, mi mejor amigo y un buen día en un accidente cardiovascular nos lo arrebató de cuajo”, contaba para Europa Press resignado.

No había pasado un mes cuando la persona más importante de mi vida se marchó, la madre de mi hijo”, aseguraba para el mismo medio, y seguía: “tan solo un mes después mi mejor amigo perdió la vida también. Estos cinco años no son una casualidad, han sido un proceso de encontrar cierta lógica a lo que estaba haciendo, sobre todo saber cómo iba a hacerlo”. Tras tocar fondo, se refugió en su música y en la compañía del mejor regalo que le había dejado su exmujer, su hijo, junto a él, volvería a ser feliz de nuevo.

Siguiente: Su hijo, su motor para salir adelante