comscore

Lo que más avergüenza a Miguel Herrán, Río en La casa de papel

Miguél Herrán, Río en La Casa de Papel, deja en sus seguidores una lección de que no todo es lo que parece. Siendo un exitoso actor ha reconocido que hoy por fin puede verse al espejo y estar a gusto con lo que ve, «creo que por primera vez en mi vida me he mirado al espejo y me he aceptado», así decía la descripción de una foto que posteó en Instagram.

Este joven de 24 años dejó al descubierto los problemas que tuvo con la autoestima, especialmente aceptar su anatomía. Por la mente de nadie pasaría que un famoso que proyecta una imagen de un hombre con un buen cuerpo y bella sonrisa hubiese estado acomplejado.

En la instantánea que subió a las redes el reconocido intérprete, se observa a un actor de cuerpo envidiable, joven, famoso y sexy, pero esto de nada sirve, lo ideal es el concepto que tenga sobre sí mismo, «el éxito personal está en la aceptación de uno mismo», comentó el nuevo Miguel Herrán.

¿Quién es su novia?

Miguel Herrán alegre

Poco se sabía de la novia que le había robado el corazón a Miguel Herrán, pero una fotografía de ambos confirmó la noticia. En el pie de foto, el actor de Río puso » Es muy difícil sin ella». La jovencita es nada más y nada menos que Sandra Escacena, tiene 19 años y aunque apenas esta comenzando su carrera, ya tiene un Goya.

Ninguno ha hecho alarde de su relación. Ambos son jóvenes que prometen perdurar en el mundo de la actuación y, sin duda, estará determinada por la capacidad de soportar los altibajos que conlleva el pertenecer a la industria de la pantalla.

https://www.instagram.com/p/B_FQjmBIx6R/?utm_source=ig_web_copy_link

La actriz es muy bella y, a pesar de los lujos que genera estar en el mundo entretenimiento, se observa sencilla.

La vida de Miguel Herrán ha ido en ascenso y su modo de ver el mundo y a las personas cambió con esa evolución. Quizá esa transformación, en parte, estuvo determinado por haber conocido a un director de cine que lo introdujo en una de sus películas y lo motivó para dejar una vida en donde no estaba bien consigo mismo.