comscore

Lo que más avergüenza a Miguel Herrán, Río en La casa de papel

Miguél Herrán, Río en La Casa de Papel, deja en sus seguidores una lección de que no todo es lo que parece. Siendo un exitoso actor ha reconocido que hoy por fin puede verse al espejo y estar a gusto con lo que ve, «creo que por primera vez en mi vida me he mirado al espejo y me he aceptado», así decía la descripción de una foto que posteó en Instagram.

Este joven de 24 años dejó al descubierto los problemas que tuvo con la autoestima, especialmente aceptar su anatomía. Por la mente de nadie pasaría que un famoso que proyecta una imagen de un hombre con un buen cuerpo y bella sonrisa hubiese estado acomplejado.

En la instantánea que subió a las redes el reconocido intérprete, se observa a un actor de cuerpo envidiable, joven, famoso y sexy, pero esto de nada sirve, lo ideal es el concepto que tenga sobre sí mismo, «el éxito personal está en la aceptación de uno mismo», comentó el nuevo Miguel Herrán.

«Pensé que moriría antes de los 30»

Miguel Herrán como Río, La casa de papel

Lo que describe Herrán sobre los pensamientos que definieron su vida por muchos años, es la realidad de muchos de los seres humanos. Da a entender a sus seguidores que antes de ser artista es persona.

De esta forma, uno de los rostros consentidos de la pantalla española, dentro de sus confesiones dijo que pasó por su mente la idea de que moriría antes de los 30 años. Al parecer estas palabras inundaban su cabeza por el el hecho de que no se sentía bien consigo mismo ni con nadie que lo rodeaba. Leamos exactamente lo que dijo:

«Vengo de una familia con dinero. Por circunstancias, a mi madre al final no le quedó absolutamente nada. Pero, bueno, ella tiene su casa en Madrid, su piso en Chamberí; vamos, una vida normal. Lo que pasa es que yo no me sentía cómodo con mi vida, conmigo mismo, ni con ninguna persona que me rodeaba. Me sentía un m****a, una persona horrible… Pensaba que estaba destinado a morirme antes de los 30 años (…). En el mejor de mis sueños me veía en un taller de mecánico. Pero, vamos, yo iba básicamente para vivir en la calle», reveló