lunes, 29 noviembre 2021 3:10

Valientes: Cebrián y otros famosos que han reconocido haber sufrido abusos sexuales en su más tierna infancia

Juan Luis Cebrián ha sido uno de los pocos famosos españoles que han sido capaces de admitir abusos sexuales en su infancia. El presidente de Prisa confirmó este extremo en el programa Salvados tras haberlo desvelado en su último volumen de memorias. Cebrián sufrió estos episodios en un colegio católico, y él explica que los casos de pederastia en aquellos años, alrededor de los sesenta, estaban a la orden del día.

 

En el libro Los internados del miedo, escrito a dúo por Monste Armengou y Ricard Belis, se explica uno de aquellas salvajadas que pudo sufrir Cebrián: «Un día vio como un cura abusó sexualmente de un menor y tiempo después le toco a él: «Mientras estaba de pie en el pasillo [castigado sin poder dormir] el cura vino y empezó a decirme, con una voz sospechosamente dulce, que no lo tenía que hacer más, y al mismo tiempo me iba acariciando. Se metía la mano en la sotana, acariciándose las partes, y con la otra me tocaba, y mientras me decía que no tenía que decir nada. (…) Al día siguiente, este mismo señor, me acordaré toda la vida, a las ocho de la mañana estaba dando misa»».




 

Pamela Anderson, visiblemente nerviosa, reveló en el Festival de Cannes sus terribles recuerdos de infancia y juventud: «No tuve una infancia fácil. Pese a tener padres amorosos, fui acosada sexualmente desde los 6 hasta los 10 años por mi niñera. Fui a la casa del novio de una amiga y, mientras ella estaba ocupada, el hermano mayor de su novio decidió que iba a enseñarme a jugar backgammon, lo que llevó a un masaje en la espalda, lo que llevó a una violación. Fue mi primera experiencia heterosexual. Él tenía 25 años, yo tenía 12 (…) Mi primer novio en noveno grado decidió que sería divertido violarme en grupo con seis de sus amigos. No hace falta decir que me fue difícil confiar en los humanos y que quería simplemente desaparecer de la tierra». La ex de Los Vigilantes de la Playa afirmó no haberse sentido respaldada en su momento por su entorno, al encontrarse inmersa en un hogar desestructurado.