El presentador de éxito compatibiliza su labor en Mi casa es la tuya con sus actuaciones en el teatro y el mundo de la canción. Pero Bertín Osborne tiene muchos detractores y admiradores. Unos le afean que sea “machista” o “casposo”. Y los otros creen que es un crack y el yerno perfecto.

 

 

La hemeroteca nos hará conocer mejor a este personaje que se vende como patriota pese a sus negocios en Panamá o Euskadi. Que fue azote de la corrupción socialista y ahora calla con la del PP. Que ataca al régimen venezolano, cuando utilizó hace años aquel país para negocios poco edificantes. Pasen y lean la apasionante vida de la estrella de Telecinco:










 

Una de las primeras informaciones que afectó la vida personal de Bertín se produjo hace más de treinta años. En 1985 el cantante consiguió frenar el derribo de su chalet, “ilegal” para el alcalde de Jerez Pedro Pacheco: “El alcalde mantiene sus afirmaciones y ha presentado un nuevo caso donde la actuación judicial no ha sido tan “ágil” como el contencioso con Bertín Osborne, lo que, en su opinión, supone un agravio comparativo.El 30 de enero, víspera de la fecha prevista para el derribo del chalé del cantante, la Audiencia Territorial de Sevilla comunicó al Ayuntamiento de Jerez que debía paralizar esa actuación, provisionalmente, en tanto no se resolviera el recurso interpuesto. En menos de un mes Bertín Osborne conseguía paralizar la ejecución de una orden municipal, que había afectado ya a 24 construcciones ilegales. El alcalde de Jerez, que aseguró en aquella ocasión entender a los que pensaran que “la justicia es para ricos” y que en este caso “la justicia era un cachondeo”, ha presentado ahora documentación sobre un caso paralelo con el que quiere demostrar sus afirmaciones”. Finalmente Bertín salvaría su chalet tras una sentencia del Supremo en 1988.