Aunque al principio del concurso mucho se ha hablado de la relación entre Ana María Aldón y Rocío Flores, sintiéndose la hija de Antonio David Flores decepcionada por la falta de apoyo por parte de la mujer de José Ortega Cano, lo cierto es que ahora están de lo más unidas y se han convertido en el mejor apoyo la una de la otra. Eso sí, Ana María no ha podido evitar enfadarse con su compañera en Supervivientes.

Rocío Flores se sintió decepcionada con Ana María Aldón porque no la apoyaba lo suficiente.

La productora del programa le ofreció a Ana María la posibilidad de disfrutar de tres platos de cocido si se cortaba el pelo, a lo que accedió sin pensárselo dos veces. Pero las consecuencias no solo han sido su cambio de imagen radical.

Los compañeros de Ana María se levantaban por la mañana, después de que la diseñadora se comiese su primera ración, quejándose de que no habían podido dormir por culpa del sonido de los ronquidos y del fuerte olor a flatulencia. Unos síntomas que enseguida atribuyeron a Ana María al haber sido la única que comió garbanzos.

Ana María Aldón contra Rocío Flores

Ana María Aldón se molestó con Rocío Flores por insinuar que sufría de gases.

Rocío Flores no podía contener la risa y comentaba con el resto de sus compañeros las ventosidades de Ana María, algo que no ha hecho ninguna gracia a la mujer de Ortega Cano, quien no ha dudado en indignarse y asegurar que el tema no le estaba haciendo ninguna gracias.

Sin embargo, a pesar de que ella defendía su inocencia el resto de compañeros no ha podido evitar las risas y la acusan de ser la principal culpable de que pasaran la noche en vela, especialmente Rocío Flores, ya saben aquello de que la confianza “da asco”.