Después de la polémica que se ha desatado en torno a las supuestas estafas y mentiras de José Antonio Avilés, el colaborador de ‘Viva la vida’ ha vuelto a participar en su programa a través de una vídeoconexión desde Honduras.

José Antonio Avilés conectó con Viva la vida para dar explicaciones por sus mentiras.

Entre lágrimas y aparentemente muy afectado, Avilés comenzaba a venirse abajo al dirigirse a Emma García: “No estoy bien y más hablando contigo. Lo siento por tener que hacer este tipo de entrevista, pero toca hacerla y la voy a hacer. Me avergüenza mucho todo y quiero dar las gracias a mis compañeros”, comenzaba.

“No quiero que la gente piense que estoy llorando por justificarme. Lloro porque no estoy bien”, se justificaba Avilés, que reconociendo que ha llevado una vida falsa y de “mierda”, ha explicado que todo empezó: “En el colegio, cuando era muy pequeño pero esto se hace una pelota con demonios internos que no eres capaz de dormir por las noches”, asegurando que durante sus años de estudiante sufrió bullying y a raíz de ahí comenzó a inventarse una doble vida para hacerse el fuerte y de respetar, lo cual le ha llevado a la situación que se ha hecho pública en televisión.

Bullying en el colegio

José Antonio Avilés asegura que sufrió bullying en su infancia.

“Todo esto empezó en el colegio, con 6 años, en primaria. Fueron los años más duros. Era una persona bastante afeminada, gordito y la gente no lo entendía. Me pegaban diariamente. Salía a la calle y la misma gente me buscaba. Mis padres lucharon para sacarme de ese cole. Mi vida paralela empezó a crecer porque necesitas crearte otra persona a la que hagan daño que no seas tú, era lo único con lo que me podía defender”, reconocía Avilés, que confiesa que: “reconocí mi homosexualidad hace un año y medio”.

En resumen, un desgarrados testimonio con el que Avilés ha intentando justificar sus actos y mantener su silla en el programa de Telecinco, pero que para nada ha convencido a la audiencia, que enseguida han convertido su nombre en trendig topic cargando contra su defensa.