Carlota Corredera es sin duda una de las presentadora clave de Sálvame. Su fama creció de la noche a la mañana y hoy en día es una pieza clave para que el programa siga adelante. Pero hay veces que los directos merman la paciencia de todos los colaboradores. Carlota ha puesto en aprieto a muchos de ellos y esto es lo que ha pasado.

El peso, su gran hándicap

> Los éxitos profesionales de Carlota Corredera también han estado ligados a sus fracasos personales. Uno de los problemas que siempre ha atormentado a la presentadora es su peso. Durante sus primeras apariciones en televisión, Carlota era consciente de sufrir sobrepeso. Sin embargo supo como poner solución, Llegando incluso a adelgazar más de 60 kilos. Un gran cambio físico que sin duda fue muy comentado durante unos meses. Ella misma alardeaba de haberlo conseguido. De hecho, en el año 2017 publicó su libro Tú también puedes: Cómo conseguí perder 60 kilos y ganar salud, con le que ayudó a mucha gente a llevar unos bueno hábitos alimenticios.

Sin embargo, en los últimos meses Carlota ha ganado algo de peso. Y esto los telespectadores lo han notado. Las críticas no han tardado en llegar y aunque ella se ha justificado, se ha visto obligada  aponer uan serie de exigencias al equipo de Sálvame. Los encargados de filmar las imágenes tienen órdenes de cambiar los ángulos desde los que graban. Ha pedido que los planos que se tomen de ella sean siempre frontales, con al finalidad de disimular este aumento de peso. Se ha puesto, de nuevo, en manos de profesional. De esta manera se asegura que su evolución vaya poco a poco notándose. Evitar los tiros de cámara que no le favorecen la ayuda a sentirse mejor. Sin embargo parece que Carlota tiene muy claro que en la televisión no hay amigos y no ha dudado en poner en un aprieto a los colaboradores.

Siguiente: Su zasca a los colaboradores