vestidos mano

Esta en la que nos ha tocado vivir es una sociedad con suerte, con un solo click se consigue saber qué es lo que pasa en cualquier parte del mundo, es posible adquirir productos de todo tipo y de cualquier procedencia, así como comunicarse con casi cualquiera en cualquier situación.

Esto, que debería de haber propiciado que las personas caminaran por la vida de forma más independiente y con una mayor apertura de mente, no ha hecho sino más bien todo lo contrario. Y es que, no hace falta ser muy avispado para darse cuenta que los distintos colectivos siguen unas pautas comunes en lo que se refiere al estilismo, algo que por otro lado no debería de extrañar a nadie, pues las modas son las mismas para todos y en caso de estar un poco desconectados, con un solo click cualquiera de los innumerables influencers proporcionará las pautas para ponerse al tanto en cuestión de minutos.

Sin embargo, y tal y como comenta LAURA MALINGRAUX, “ser portadora de un diseño único, especialmente en ocasiones especiales, además de aportar un plus de seguridad, hará que la comodidad sea absoluta. Sentirse única, es una buena manera de comenzar el día”.

Y es que, en la época en la que estamos no es extraño que los distintos medios se hagan eco de una enorme variedad de ceremonias celebradas entre diversos personajes públicos, algo que pone en el centro del huracán a los más atrevidos y por supuesto a aquellos que con su buen gusto han sido capaces de captar todas las miradas. No es necesario dar nombres, basta pensar en cualquier boda celebrada entre personajes famosos para comprobar que los mismos looks tendrán casi igual número de adeptos como de retractores. Y es que, para gustos colores.

Pero si algo está claro es que en lo que a ceremonias se refiere, y a pesar de que en el día a día a muchas personas les importe muy poco llevar el mismo look que cualquier vecino, compañero de trabajo, amigo, o cualquier otra persona que uno se pueda cruzar por la calle, la cosa cambia y mucho.

Y es que, a nadie le agradaría encontrarse en una ceremonia con una o más personas vestidas exactamente igual. Sin duda, este es un motivo más que de peso para decantarse por un diseño a medida, pero no el único. LAURA MALINGRAUX proporciona alguno más:

“Contar con un profesional que sepa asesorar adecuadamente sobre los cortes que mejor sentarán a cada persona, así como las telas más apropiadas para cada ocasión será sin duda garantía de éxito”.

“Sin lugar a dudas, una prenda hecha a medida sentará infinitamente mejor que cualquier prenda fabricada en serie que tengan que adaptarnos al cuerpo. No debemos olvidar que a pesar de que intenten lo contrario, cada una de nosotras somos únicas e irrepetibles”.

Sobran los motivos, pues, para decantarse por un diseño único y personalizado para el próximo evento.