Doña Sofía siempre ha manifestado que Palma es uno de sus lugares favoritos en el mundo. Le recuerda mucho a Grecia y en la isla encuentra la paz de espíritu que tanto necesita. Paradojas de la vida, la reina vivió allí su verano más terrible por culpa de don Juan Carlos. Lo sucedido es algo que no puede olvidar y que vuelve a su mente en sus noches en blanco. Te lo contamos todo a continuación.

Juan Carlos jura odio eterno a Sofía

> Por más paripés que quieran hacerse, lo de Juan Carlos y Sofía es irreconciliable. Ahora están en un punto en que ella se ha liberado sentimentalmente de él y ha pedido no compartir juntos. Tan solo cederá cuando se trate de algún acto de especial importancia para la Corona. El rey une a su desamor un cierto odio a su esposa. Considera que ha intentado ponerle palitos en las ruedas. Está convencido de que doña Sofía, en connivencia con personas afines a ella, ha hecho saltar ciertas noticias para perjudicarle.

Por otro lado, don Juan Carlos tiene seguridad plena de que tanto en 1990 como en 2014, la reina tuvo parte activa en el asunto de la abdicación.  La primera vez no lo consiguió pero la segunda sí, y esto es algo que ni olvida ni perdona el rey. Su forma de venganza es la de siempre, a base de “No te quiero” y “Vete a Londres”.