De las dificultades también se saca algo positivo. En medio de una etapa convulsa y difícil, María José Campanario ha recibido con alegría una buenísima noticia. Algo que ha hecho que saque fuerzas de flaqueza y rompa su silencio. Gracias a un escueto pero directo mensaje, deja K.O a uno de sus grandes enemigos, Kiko Hernández, cuyas mentiras han quedado al descubierto.

El peor momento de Campanario

> Aunque María José ya se ha acostumbrado a convivir con la fama, en los últimos tiempos no le gusta que los focos apunten hacia ella. No es de extrañar, Campanario lo está pasando muy mal a causa de la fibromialgia, una enfermedad crónica que la está tratando con dureza. De un tiempo a esta padece muchos brotes que la obligan a estar ingresada en el hospital. Unas estancias que se hacen aún más duras de lo normal puesto que la odontóloga es alérgica a ciertos medicamentos, algo que hace que sus recuperaciones sean más lentas de lo normal.

La fibromialgia, enfermedad que padecen otros rostros conocidos como Maite Galdeano, Lady Gaga, Mireia Montávez, Morgan Freeman y Cher, está suponiendo un auténtico calvario para la mujer de Jesulín. De hecho, en verano de 2017 incluso tuvo que estar en un centro de salud mental de Málaga. Este ingreso le ha dado un sinfín de quebraderos de cabeza a Campanario. Justo cuando más calma y anonimato necesitaba, vio incrédula cómo unas fotos de ella paseando por las inmediaciones junto a una profesional sanitaria daban la vuelta al mundo. Por si eso fuera poco, Kiko Hernández desvelaba en Sálvame la enfermedad que la obligaba a estar en el hospital psiquiátrico El Seranil.

Siguiente: Un breve regreso a la vida pública