Si hace algún tiempo le hubiéramos dicho a María Teresa Campos que le tocaría atravesar una situación tan complicada no se lo hubiera creído. Y aunque acumular tantas desgracias parece sacado del guion de una macabra película, ya se sabe que la realidad supera con creces a la ficción. Te contamos los motivos por los que la presentadora está completamente hundida y también su modus operandi para decir adiós a esta larga racha de mala suerte.

La cara B del éxito

> Durante décadas ha sido la reina de la televisión. La realidad es que María Teresa Campos no tenía rival alguno en la pequeña pantalla. Además, era una de esas mujeres que convertía en oro todo lo que tocaba. Las cadenas se rifaban su fichaje y sus contratos contenían muchos ceros. Además, por los programas en los que estaba al frente pasaba lo más granado de la sociedad. La andaluza ha tenido el privilegio de entrevistar a personas de renombre de ámbitos tan dispares como la cultura, el deporte, la política… Todos caían rendidos ante ella.

Pero tras haber tocado la gloria, no es fácil caer en el olvido. Ni en sus peores pesadillas María Teresa Campos hubiese imaginado que, a punto de llegar a los 78 años, tendría que hacer frente a una situación tan precaria como la que atraviesa ahora. Los problemas se le acumulan y está sumergida en una espiral sin salida en la que no hace mas que recibir duros embistes que cada vez le cuesta más digerir. A continuación te contamos cuál ha sido la estocada definitiva.

Siguiente: Una despedida por la puerta de atrás