El Súper de Guadalix de la Sierra equivale a una especie de Dios dentro del concurso. Su palabra ha de tomarse al pie de la letra y las normas que se imponen desde la organización de Gran Hermano VIP han de seguirse a rajatabla. Sin embargo, las circunstancias especiales que rodean a esta edición han provocado que el reality show más famosos de la televisión se salte sus propias reglas. Desde Zeppelin TV han tomado una decisión histórica que afecta a todos los concursantes. ¿Quieres saber de qué se trata? Sigue leyendo para descubrirlo.

Adara, al filo de la navaja

> Esta semana, Adara Molinero no se ha salvado de la nominación. Así las cosas, el próximo jueves se juega la expulsión con Irene Junquera. Los adaristas se han movilizado para que no se repita lo sucedido en Gran Hermano. Lo cierto es que Adara está en zona de riesgo. Su posición en la casa es muy complicada. Tras la traición de Mila, se ha quedado sola para convertirse en el blanco de las iras de sus compañeros. Los muebles de la casa se la quieren cargar porque la ven como ganadora.

Mientras tanto, Joao y Pol han sido desenmascarados. Antonio David dio un paso adelante para expresar que lo suyo es montaje. A él se unieron Noemí y Alba expresando que hay cosas que chirrían en esa situación. Por ejemplo, las llamadas del vidente a un hombre que le espera fuera o el juego de la reconciliación con Pol. Raro, raro, raro…