Después de unos meses tan complicados, nadie esperaba que Terelu Campos tuviera un comportamiento tan cuestionable. La gente se le ha echado encima tras leer las últimas barbaridades que ha contado acerca del cáncer. Un testimonio con el que sus enemigos se han multiplicado de una manera  brutal. Algunos sectores ya se le habían echado encima, pero esto ha sido al gota que ha colmado el vaso.

Un relato que levanta muchas ampollas

Portada Terelu Diez Minutos

> Desproporcionadas, fuera de lugar y dañinas, muy dañinas. Así han sido las declaraciones que ha hecho Terelu Campos a Diez Minutos. En su intención de rentabilizar al máximo posible su experiencia con el cáncer, la andaluza ha ido demasiado lejos. Ha traspasado todos los límites y ha humillado a quienes están sufriendo, como ella, esta lacra social. La madre de Alejandra Rubio ha contado (por enésima vez) lo mucho que ha cambiado su vida desde que el pasado verano fuera diagnosticada de un segundo tumor en la mama. “Ha sido un calvario, ha sido muy duro. Ha habido momentos que pensé que no podía con ello”, comenzaba a decir desde su refugio de Málaga.
“Después de una experiencia así yo creo que nunca vuelves a ser la misma. A pesar de que me haya recuperado y todo haya salido bien, porque la operación ha sido impecable, yo creo que no se olvida en la vida. Siempre quedará en tu mente, y eso te cambia”, reconocía Terelu sin pasar por alto que en escasas semanas tendrá que volver a pasar por el quirófano. “La operación que me queda es una cosa menor, simplemente quitarme grasa del abdomen para ponérmela en el pecho. Ponerme prótesis de silicona, en mi caso, era peligrosísimo porque podía haber rechazo” explicaba. Y aunque empezaba suave, con un relato ya manido, solo estaba allanando el terreno. Sigue leyendo y descubre la verdadera bomba.

Siguiente: La mayor enemiga de las mujeres