¿Quieres aprovechar esta primavera para renovar de alguna forma tu hogar o para hacer mejoras en tu apartamento que no impliquen mucho trabajo o inversión? En este artículo descubrirás algunas formas sencillas y económicas de cambiar la decoración interior de cualquier espacio para que lo poco que hagas suponga una gran diferencia.

Arriesga con los colores

El color de este año según Pantone es ¡el coral! ¿Hay un color más primaveral que ese? Este tono transmite una gran calidez, vivacidad y positividad. Combina con tonalidades grises y beiges, que pueden dar un resultado muy elegante, pero también puede mezclarse con rosados, lilas y anaranjados. Podrías, por ejemplo, pintar una de las paredes del salón en coral para darle un aire más alegre a la estancia; además, esta puede servir de superficie para destacar decoraciones como espejos, cuadros minimalistas y fotografías a blanco y negro.

Para crear un mayor contraste, se puede combinar con azules vivos y verdes pastel, aunque es preferible dejar este tipo de combinaciones para elementos más pequeños, como cojines, cubertería o jarrones.

Saca partido a la cocina

Si ya llevas tiempo queriendo darle un nuevo look a tu cocina, pero sin hacer una reforma integral, opta por hacer los pequeños arreglos que estén pendientes. Una de esas tareas podría ser sustituir los azulejos más estropeados por otros más modernos con algún motivo decorativo, como flores o frutas, algo fácil y económico que le va a dar a tu cocina un aire más rústico y actual.

Prueba también a reorganizar el espacio para que la cocina sea un lugar de encuentro dentro de la casa, cómodo y acogedor para todos los miembros. Si tienes espacio suficiente, coloca una mesa redonda, blanca o de madera clara, con flores naturales en el centro, y algunas sillas con cojines de colores y estampados alegres.

Decora el salón comedor

Si tu salón comedor es actualmente una estancia formal y fría, prueba a llevar las vibraciones de la sala de estar para el espacio en el que acostumbras a comer. Una forma fácil y rápida de conseguirlo será colocar cojines en los asientos y/o respaldos de las sillas, lo que te permitirá experimentar con nuevas texturas y tonalidades, así como ir cambiando el estilo según la época del año.

Cambia otro tipo de detalles en esta división, como las cortinas. Puedes optar por tejidos ligeros y más translúcidos, en tonos claros o vivos, para que el ambiente gane viveza y luminosidad.

Quita o cambia las alfombras

Durante el invierno, las alfombras dan un aire cálido y acogedor al hogar, pero en primavera pueden tener el efecto contrario. Según el tipo de tejido o el color, pueden dar a la estancia en que se encuentren un aspecto apagado y “asfixiante”. Por ello se recomienda guardarlas durante esta época o apostar en alfombras más primaverales, en tonos claros y colores llamativos o refrescantes que contrasten con el resto de la habitación, y que estén hechas con tejidos más frescos y ligeros, propios de esta estación.

Aplica una iluminación diferente

La primavera es una época asociada a la luz y la alegría, sin embargo, los días no son aún tan largos como en verano. Otra solución rápida de implementar y que mejorará la percepción que tienes de tu hogar, es mejorar la iluminación de aquellas estancias más pequeñas o con poca luz natural.

Puedes jugar con las nuevas tendencias en iluminación, como son las lámparas y estructuras de metal, u optar por las clásicas lámparas de mimbre, que darán a cualquier división un toque tropical. ¡A veces, con solo cambiar la pantalla de la lámpara se nota la diferencia!

Un consejo extra

Añade detalles alegres a tu decoración. En espacios monocromáticos o con colores más apagados, coloca pequeñas notas de color con la ayuda de elementos naturales. Por ejemplo, para la cocina, aprovecha los botes de vidrio vacíos para rellenarlos de especias que sirvan no solo para cocinar, sino también para decorar. En el salón puedes tener algún frasco con caramelos y en el baño una botella reciclada como jarrón para colocar algunas flores frescas.

Sin lugar a dudas, el tipo de ambiente que nos rodea diariamente influye en nuestro estado de ánimo, siendo muy importante identificarnos nuestros espacios personales para sentirnos en casa y apreciar nuestro hogar por su estética, funcionalidad y organización. Intenta poner en práctica alguno de estos pasos ¡y consigue de la forma más simple una decoración interior nueva y primaveral!