Masterchef es uno de los concursos más queridos pero también más polémicos de la televisión. Y es que es un concurso culinario pero también tiene todos los elementos de telerrealidad ideales para que haya peleas, malentendidos y, en definitiva, trapos sucios que los mismos concursantes han destapado y ahora te mostraremos.

Vamos a ver casos del pasado pero la actual edición de Masterchef Celebrity vuelve a poner al talent culinario de la cadena pública en el disparadero mediático. Cada vez es más frecuente que se escuchen voces críticas con el formato, y –lo que es peor– que dichas críticas vengan de los propios concursantes que en alguna medida se arrepienten de haber participado en el exigente concurso o bien dejaron cuentas pendientes.

Saray, el enemigo público número 1 de Masterchef

Saray Masterchef

Comenzamos con una concursante de la edición anónima pero que desde luego con su paso por el concurso se convirtió en celebrity. Y es que la cordobesa se convirtió en la primera concursante que cargaba contra el programa todavía dentro de él. De hecho, su plato de perdiz sin desplumar en la prueba de eliminación pasará a los anales de la historia de la televisión. A partir de ahí, la guerra abierta entre ella, los jueces, el programa y la productora fue una constante. Muchos la han acusado de querer fama. Otros apuestan porque a los jueces había que pararles los pies desde hacía tiempo.

Saray no sólo ha sacado uno sino varios trapos sucios. Aparte del trato que se dispensó, la ex concursante posteriormente acusó al concurso de tongo y que ella misma no había pasado el casting para entrar, si bien luego la productora demostró que sí lo hizo. Otra cosa es cómo hacen la elección final.