Toño Sanchís lo tiene claro. No va a dar tregua  a Belén Esteban. La colaboradora está que se la llevan los demonios porque ya no puede arremeter contra su ex manager en Sálvame. Así lo han aconsejado los abogados de la cadena tras recibir la demanda interpuesta por la mujer de Toño para salvaguardar su derecho al honor. Mientras tanto, el manager, en activo y más feliz que nunca, ha dado de pleno a Belén señalando uno de sus aspectos más preocupantes. ¿De qué se trata? Sigue leyendo.

Belén se ve mayor para Miguel

> La cuestión de la diferencia de edad es algo que preocupa a Belén. Doce años le separan de Miguel y esto hace que barrunte en exceso sobre la cuestión. Así lo señalan en Columnacero: “Los problemas de arrugas que (Belén Esteban) viene experimentando en los últimos tiempos, que tienen su cara repleta de surcos, cavidades y líneas de arrugas que se extienden a lo largo de varios centímetros, serían uno de los asuntos que más preocupada la tendrían”.

Por si lo anterior no fuera suficiente, la colaboradora de Sálvame está desesperada por otra cuestión: el peso. Ha empezado la dieta pero los kilos se resisten a abandonarla. Un auténtico contratiempo dado que el vestido de novia elegido requiere un determinado peso. Por otro lado, Belén es muy coqueta y quiere lucir perfecta para su gran día.

Siguiente: Belén se pone manos a la obra