El tiempo pone todo en su lugar. Esa es la máxima de Toño Sanchís. El famoso representante se ha mantenido en un discreto segundo plano en estos meses en los que su nombre ha copado tantos titulares. Le han ofrecido importantes cantidades por dar su versión acerca de su enfrentamiento con Belén Esteban, pero lo ha rechazado. Sin embargo, el madrileño no puede más. Asegura estar viviendo un ataque constante que no está dispuesto a soportar. Así, ha roto su silencio de manera altruista para Cotilleo.es. No dejéis de leer ni una sola palabra. ¡Sus declaraciones son un auténtico bombazo!.

La historia de un binomio ganador

> Diez años dan para mucho. Toño Sanchís y Belén Esteban han vivido todo tipo de cosas, buenas y malas, durante la década en la que se ha extendido su relación laboral. Una unión que, por cierto, no empezó tan bien como cabía esperar. La de San Blas decidió prescindir de los servicios de Amador Mohedano tras aquella polémica actuación en los carnavales de Tenerife. Sin embargo, el hermano de La Más grande no se enteró por ella sino por la prensa de que Toño había pasado a ocupar su lugar. Por suerte, el paso del tiempo ha hecho posible que todo quedara en una simple anécdota.

La ex más famosa de Jesulín de Ubrique consideraba a Toño más que un representante. Llegó a ser parte de su familia e incluso le nombró tutor legal de su hija, Andrea, si algún día ella faltaba. Juntos formaban un tándem aparentemente indestructible. Él consiguió que la Esteban firmara contratos multimillonarios. Gracias a su buen hacer con los negocios catapultó a Belén a lo más alto. Su nombre era sinónimo de éxito, un valor seguro para programas, revistas y marcas. Sanchís hizo posible que las cuentas de su representada aumentaran de manera considerable y sumaran muchos ceros. Y es curiosamente el dinero lo que marca el inesperado final de su historia común. En la próxima página descubrirás lo que nunca se ha contado.

Siguiente: Una amarga despedida