Aunque parecía que la guerra entre Toño Sanchís y Belén Esteban había acabado, la realidad es bien distinta. Es cierto que hay una sentencia judicial firme que condena al representante. Sin embargo, él está dispuesto a todo para defender su verdad. Quiere mostrar al mundo que ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos. Una batalla con la que la ex de Jesulín de Ubrique no contaba y que, a buen seguro, hará que se quede tocada y hundida.

Un juicio con devastadoras consecuencias

Belén Esteban y Toño Sanchís

> Llegados a este punto, la relación de Toño y Belén era ya cosa del pasado. La colaboradora de Sálvame aseguraba sentirse muy dolida con el hombre al que consideraba su hermano. Para solucionarlo, recurría a la justicia. Tras una ardua batalla legal que se alargó durante casi tres años, la ex de Jesulín veía cómo le daban la razón. La Audiencia Provincial de Madrid ratificaba la sentencia que obligaba a su exmánager a pagar un total de 600.000 euros. Una cantidad que incluye las costas y los intereses de todo el proceso judicial. No contenta con eso, la princesa del pueblo seguía llenando sus bolsillos a costa de este enfrentamiento gracias a diferentes exclusivas concedidas a diferentes revistas.

La Esteban se convertía, a ojos de todos, en la víctima de toda esta historia. Los compañeros cerraban filas en torno a ella y dedicaban durísimas palabras al que fue su hombre de confianza. Pero la sed de venganza de la de San Blas no conoce límites. Así, no ha parado hasta que Toño Sanchís ha perdido su casa. Hace solo unos días salió a subasta tras la negativa de Belén de llegar a un acuerdo. Su intención no es otra que ver completamente hundido al que un día consideró su hermano. De hecho, ha llegado a decir que le gustaría verle entre rejas. Llegados a este punto, al que fuera vocalista de La banda del Capitán Canalla no le ha quedado más remedio que preparar un contraataque con el que ella no contaba.

Siguiente: La realidad que Belén no quiere ver