La familia real atraviesa su momento más delicado. A las críticas que sufre la institución hay que sumarle las desavenencias entre sus miembros. Nada es lo que parece en un clan que se desangra en luchas internas. Doña Letizia y doña Sofía mantienen una inexistente cordialidad de cara a la galería. Mientras tanto, la infanta Elena ha vuelto a perder brillo mediático. Sin embargo, no piensa quedarse callada y mueve ficha.

¿Está preparada Letizia para reinar?

Lo de doña Letizia y la infanta Elena es irreconciliable. Todo indica que jamás se han llevado bien. La reina no tuvo una buena acogida en Zarzuela por parte del rey, que soñaba con otro tipo de mujer para su hijo. El pasado de la periodista jugó en su contra. Sin embargo, el rey emérito no tuvo más remedio que autorizar la boda ante la amenaza de espantá de don Felipe, que aseguró estar dispuesto a renunciar al trono si no podía compartirlo con la mujer que amaba.

La cuestión es que todo lo que va, vuelve, y así, doña Letizia se ha alegrado un poquito al ver a su suegro en la picota. De hecho, hizo llegar el mensaje a los medios vía algún buen samaritano. Vino a decir que todos esperaban que fuera ella quien metiera la pata y, paradojas de la vida, el error ha venido de alguien muy bregado en asuntos reales. Nada más y nada menos que de su suegro, quien a punto de acceder a la abdicación, tras dos años de ahora sí, ahora no, preguntó: “¿Está preparada Letizia para reinar?”.