Buen jugador, buen marido, buen padre… La imagen de David Beckham -salvo alguna gamberrada descubierta- era impecable. Su cercanía en persona y el continuo feedback con sus hijos e incluso con sus fans a través de redes sociales lo hacían una persona accesible, dentro de su micromundo de élites. Pero Football Leaks, el organismo que destapa las tramas ocultas e ilícitas de los futbolistas, ha filtrado cientos de correos entre Beckham y su ex asesor de Relaciones Públicas, Simon Oliveira. El contenido de dichos emails es más que impactante. Según ha publicado el diario The Sun, el único objetivo de David Beckham en sus continuos viajes a países del tercer mundo y colaborando con organizaciones no gubernamentales era conseguir la Orden del Imperio Británico que lo condecoraría como Sir.

beckham-unicef-1920-1

Y ahí no queda la cosa. En 2014, el astro del fútbol estuvo propuesto en la exclusiva lista de posibles persones célebres que serían ungidos por la reina Isabel pero finalmente declinaron su propuesta. “El problema fueron sus impuestos”, reveló una fuente interna del comité que otorga la mencionada condecoración. Fue entonces cuando empezó su fuerte vinculación con UNICEF cuyo único objetivo y obsesión era alzarse con la máxima condecoración que otorga la Orden Británica“Son un montón de… no esperaba nada menos. ¿Quién decide los honores?”, escribía el marido de Victoria cuando se le informó de la declinación por parte de la Orden Británica, y agregaba: “Es una vergüenza, sinceramente, y si yo fuera estadounidense tendría algo así diez años atrás”.

De cara a la galería, David seguía con sus visitas solidarias, como en Filipinas después de haber sido golpeada por el tifón Haiyan, o en Sudáfrica creando conciencia sobre los niños que viven con sida. Sin embargo, su obsesión por conseguir ser Caballero de Inglaterra se agravaba y en las cenas propuestas por UNICEF o en las galas de premios a las que lo invitaban como embajador él llegó a escribir: “Ni quiero acudir ni quiero contribuir con mi dinero. Si no se trata de la Orden del Imperio Británico, que les den”.