Desde su llegada a la mayoría de edad, Alejandra Rubio ha iniciado una nueva ida. Un giro radical con el que su madre no está del todo contenta. La joven toma decisiones sin la aprobación de Terelu, algo que genera tensiones entre ambas. Lo que jamás esperaba la presentadora es que su hija iba a tener un gesto tan feo con ella como el que te contamos en la noticia.

El terrible hundimiento de Terelu

Sálvame, Telecinco

> Las redes sociales se incendiaban con la entrevista que Terelu Campos concedía a Diez Minutos hace solo unas semanas. En ella hablaba nuevamente de su fatídica experiencia al someterse a una doble mastectomía. Además, no explicaba solo las secuelas físicas de una operación de tal envergadura sino también las psicológicas, que son las heridas más difíciles de cicatrizar.  “He decidido, y lo tengo muy claro, que no voy a tener pareja nunca más. Creo que, en ese sentido, mi vida se acabó. No estoy receptiva. Me veo sola pero asumiendo que se me sigue permitiendo vivir. He renunciado a tener pareja. Es una cuestión de inseguridad por las secuelas físicas de la operación. Solo el hecho de pensar en desnudarme delante de un tío… No sería capaz”, aseguraba.

Tan hundida la vieron sus compañeros de trabajo que decidieron ayudarla. Así, concertaron una cita con la coach Cristina Soria para que hiciera terapia con ella. “¿Quién me va a querer a mí así?”, decía la presentadora sin contener las lágrimas. “Es un diálogo interno producto de las cicatrices emocionales que tienes. No significa que sea cierto. Ese discurso es el que impide encontrar el amor”, le decía Cristina con un tono tranquilizador. “Yo en estos momentos no me quiero y no puedo transmitir esa positividad. Quiero darme seguridad y confianza. Tengo que creerme que soy mucho más que un físico”, explicaba Terelu, que debe poner de su parte para dejar atrás todas esas cosas que le atormentan. Sin embargo, en este duro proceso se ha encontrado con una inesperada zancadilla.

Siguiente: Una traición completamente inesperada