Sofía Suescún ya no es la concursante anónima que consiguió enamorar a media España con un carácter disparatado y con una madre capaz de desgañitarse por protegerla. Las imágenes que publicamos en Cotilleo.es evidencian que Sofía ha perdido el control hasta el punto de apropiarse de lo ajeno.

Subida y bajada de un pájaro de barro

Sofia Suescun

> Sofía Suescun se ha convertido en uno de esos pájaros de barro que Manolo García echaba a volar en una de sus canciones fetiche. La joven, que se convirtió en una de las colaboradoras más queridas de la pequeña pantalla llegando a ganar varios concursos con el apoyo de la audiencia. Pero el descenso a los infiernos le llegó al aceptar la participación en Gran Hermano Dúo. Salió trasquilada de su enfrentamiento con Alejandro Albalá y acabó doblemente expulsada. De nada sirvió que intentara reconducir una situación que acabó desdibujándola.

Sin embargo, nunca imaginamos que Sofía podría protagonizar un escándalo como el que a continuación reproducimos. Y es que la joven ha protagonizado un robo intolerable. Unas imágenes que no dejan lugar a las dudas y que, sin duda, la sitúan en una posición muy incómoda.

Siguiente: las imágenes del robo de Sofía