Dafne Fernández ha reaparecido, a escasas semanas de dar la bienvenida a su segundo hijo, ejerciendo de madrina del nuevo proyecto solidario de la Fundación Ronald McDonald’s. La actriz, espectacular en la recta final del embarazo, nos ha contado cómo se encuentra en este momento tan especial de su vida.

– Que bien amadrinar este proyecto de la Fundación Ronald McDonald’s.

– Como madre que estoy súper sensible con todo esto de los niños me llega. Cuando vi realmente lo que hace esta entidad sin ánimo de lucro, que solo busca, crea y apoya el bienestar directo de los niños. Hay niños que están enfermitos, que tienen que desplazarse de su ciudad porque allí no pueden tener los tratamientos médicos necesarios, entonces la fundación lo que les aporta es un hogar fuera de su hogar. Que se sientan en una situación bastante normalizada dentro de lo que es estar enfermo y en tratamiento fuera de sus casas.

– ¿Para cuándo sales de cuentas?

– Pues salgo de cuentas para el 22 de diciembre, pero en este embarazo ha ido todo súper bien hasta que tuve un pequeño sustillo el 27 y nos fuimos directamente a urgencias y bueno, me dijeron reposo relativo que podría haber sido peor. Menos mal que tengo un marido que es un amor y que ha hecho todo, pero lo que más pena me dio quizás es lo de no poder coger a mi hijo.

– Y ahora la parejita. Vas a tener una niña y además se van a llevar poquito tiempo.

– Sí, al principio fue un shock porque el sexo lo da el chico y en la familia de mi chico todos son hombres. Entonces estaba segurísima de que iba a ser chico y cuando nos dijeron que era niña, y nosotros que queremos tener solo dos, fue como ¡ay! Pero ahora estoy encantada de poder vivir esta experiencia también con una chica.

– Lo importante y que siempre se dice es que esté sano, ¿no?

– Claro, totalmente.

– Con este pequeño susto, imagino que tendrás ya todo preparado por si te tienes que ir corriendo al hospital.

– Sí, hice la maletita. Bueno, cómo tuvimos luego otro susto que nos fuimos pues la hicimos ahí corriendo y yo dije ya de esta no… Entonces, hice la maletita y bueno, en cualquier momento puede ser, pero ahora estoy pensando que va a aguantar hasta la cuarenta la tía.

– ¿Y la habitación ya la tenéis preparada?

– Fíjate que yo para el segundo he sido un desastre, pero un desastre que no veas. De hecho, casi apenas teníamos ropa y Jon nació en verano y le hemos comprado bodies así típicos de invierno, ropita de invierno, pero no sé. Va a estar primero en la habitación con nosotros y luego queremos ponerle con Jon en la habitación.

– Y él que ahora sabe que va a tener una hermanita, ¿entiende lo que significa ser hermanito?

– Pues no sé hasta que punto. Desde luego sus padres, que somos nosotros, le hemos comprado muchos libros, le hemos metido poco a poco eso, se lo hemos contado, pero no sé hasta que punto él es consciente. Igual sí porque de verdad que son súper empáticos. Hay veces que dice bebé sí y hay a veces que dice bebé no, entonces no sé. Va a ser una sorpresa. Desde luego, para mí, creo que va a ser el mejor regalo que le podemos hacer.

– Ahora ya no vas a ser madre primeriza.

– Sí, lo que pasa es que es lo que le digo yo a Mario. Le digo que yo la otra vez que fui al paritorio, fui muy tranquila, pero es que ahora sé lo que es y entonces ahora tengo mis miedos del dolor que voy a pasar.

– ¿Tenéis nombre para la niña?

– Sí, lo tenemos desde que me quedé embarazada de Jon. Si era niño era tal y si era niña era cual. Es un nombre que le hacía mucha ilusión a Mario.

– ¿No quieres decirlo?

– Es que como es una cosa de Mario y Mario no se lo quiere decir a nadie.

– Te toca dar a luz en tiempo de pandemia. Es una cosa complicada y no sé si estás asustada por ese tema o ya lo has pasado.

– Es que confío mucho en nuestros sanitarios y yo di a luz en un hospital público, en el Gregorio Marañón, este va a ser igual. ¿Entonces que va a cambiar? Pues que igual tenemos que estar menos tiempo allí en el hospital y que vamos a parir con mascarilla. Eso es igual lo que me agobia un poquillo, pero bueno, creo que en ese momento las que hemos sido mamás en lo único que pensamos es que salga bien y creo que al final no va a ser un inconveniente.

– Hemos visto que viviste la experiencia de pintarte la barriga con una mamá leona y una cría. Imagino que hace referencia a ese coraje que vais a tener tú y tu hija, ¿no?

– Sí, sobre todo porque yo veo que las leonas están ahí para sus hijos hasta los cuatro años o algo así. Les enseñan todo lo que tienen que saber en la vida y luego la dejan que la viva. Pues eso es lo que yo quiero hacer un poco con mis hijos, darle las herramientas y que luego ellos se desenvuelvan.

– Con Mario has encontrado la persona perfecta.

– Jo, la verdad es que sí. Mi madre me dice no sabes la joya que tienes al lado porque no sabes como te cuida, como te mira.