Kiko Hernández ha llegado muy alto desde que entrara a formar parte de Gran Hermano. De concursante pasó a colaborador hasta llegar a presentado. Una carrera meteórica que ha suscitado muchas críticas. No en vano, Kiko no ha dudado en utilizar un lenguaje durísimo contra famosos de todos los pelajes. El colaborador se ha prestado al juego sucio a la hora de dar audiencia. Todo por estar en televisión, o tal parece. Esta es la triste verdad que el ex gran hermano ha confesado. Sigue leyendo.

Millonario gracias a destrozar al oponente

> Kiko Hernández se ha convertido en todo un descubrimiento televisivo. Tenía claro que lo suyo no iba a ser flor de un día y que estaba dispuesto a dar lo que hiciera falta para no perder la silla. Otro de los grandes alicientes que el trabajo tenía para Kiko era el dinero. De hecho ha amasado una gran fortuna gracias a la telesangre. Al año, sus ingresos sobrepasan de largo el millón de euros, según han publicado diversos medios. A esto hay que añadir sus inversiones en ladrillo.

Tras ser padre, Kiko se hizo con una lujosa propiedad dotada con grandes medidas de seguridad. La cuestión le preocupa desde que fuera asaltado por un espectador enfurecido que le dio el susto de su vida. Difícil saber cómo es su día a día. Hernández ha blindado su entorno privado de tal forma que resulta toda una odisea conocer cualquier pequeño detalle por nimio que sea.

Siguiente: Kiko, el rey de la telesangre