La tertuliana y modelo, Tamara Gorro, gana definitivamente la larga batalla judicial contra Pipi Estrada, quien deberá indemnizarla con una cantidad de 6.000 euros. ¡No te pierdas todos los detalles! 

La Justicia le ha dado la razón a Tamarra Gorro.

Con esta última hora, Tamara Gorro pone punto y final a la larga batalla judicial que ha mantenido contra el periodista Pipi Estrada durante tres años. Todo comenzó con unas hirientes declaraciones del periodista en las que se burlaba de la modelo. ”¿Sois amigos de la ridícula Tamara Gorro? Os va a llenar grandes momentos de esperpento en el Valencia”, dijo Pipi. Es por esto que la colaboradora de televisión decidió emprender una demanda, que definitivamente ha ganado. Por desgracia para el periodista, el asunto no termina de la forma en que le hubiera gustado, puesto que ahora indemnizará a la mujer del futbolista Ezequiel Garay.

Así pues, el juez dictamina que Pipi Estrada deberá abonar a la excolaboradora de MYHYV alrededor de una cantidad de 6.000 euros más las costas judiciales, por vulnerar su derecho al honor. La sentencia del juez en cuestión dice lo siguiente: ”Condeno a José Manuel Estrada a pagar a Tamara Gorro Núñez 6.000 euros y las costas del juicio por vulnerar su honor”.

Un fin solidario

La modelo donará el dinero recibido para fines sociales.

Como hemos podido saber a través de sus redes sociales, la modelo celebra que por fin se haya hecho justicia, puesto que está permitida la libertad de expresión pero no la libertad de atentar contra las personas mediante insultos. El lado bueno de este esperado final es que Tamara ha decidido hacer una donación. ”El dinero recibido por este señor será donado a la investigación del cáncer infantil. Cierro este capítulo bastante desagradable” asegura la colaboradora, zanjando así el tema.

Por el momento, Pipi Estrada no se ha pronunciado a través de las redes sociales, aunque la mujer de Ezequiel Garay sostiene que nunca empezará una disputa pública a través de ninguna plataforma. Sin embargo,  es irónico el silencio del periodista en las redes tras haber finalizado el juicio, puesto que hace tres años las utilizó precisamente para expresar su descontento.