tamara amor

Después de unos meses muy duros en los que ha perdido a su padre, Tamara Falcó comienza a retomar su vida en la capital madrileña. Además de nuevo proyecto en televisión, “Cocina al punto con Peña y Tamara” – en el que la veremos de nuevo entre fogones – la socialité saca tiempo para disfrutar con sus amigos. En esta ocasión hemos visto a la hija de Isabel Preysler compartiendo una relajada cena en compañía de un amigo con el que intercambió risas y confidencias.

Tras la muerte del Marqués de Griñón, con quien Tamara tenía una relación de lo más especial, la joven ha recuperado la sonrisa y es que, siempre que puede, disfruta al máximo de sus amigos más cercanos. Con el corazón abierto al amor, por el momento la hija más carismática de Isabel Preysler, no ha encontrado el hombre perfecto con el que compartir el resto de su vida y crear una familia.

Demostrando una vez más porque ocupa un puesto en la lista de las más elegantes de nuestro país, la ganadora de “Masterchef Celebrity” apostó por un elegante vestido de raso con estampado en rojo y blanco con el que estaba, simplemente, ideal.

Ajena a los constantes rumores que hablan sobre una posible mala relación entre los hijos de Carlos Falcó y su viuda, Esther Doña, Tamara aseguró a la salida del restaurante que está llevando “muy bien” esta nueva faceta como Marquesa de Griñón.

A toda prisa para subirse al coche que le estaba esperando para llevarla de regreso a casa, la socialité presumió de su favorecedor look en tonos rojos y blancos que combinó a la perfección con el pelo suelto.