Tamara Falcó está viviendo un buen año. Mientras la crisis arrasa para una gran parte del mundo, ella no para de trincar contratos en programas de televisión, llenándose unos bolsillos que ya traía a rebosar de casa. La recién estrenada marquesa de Griñón, está a punto de superar en popularidad a su madre Isabel Preysler, gracias a su recién descubierta faceta televisiva, donde está demostrando que es capaz de conquistar a las cámaras y al público con su carisma. 

COCINA AL PUNTO

El éxito que consiguió en MasterChef Celebrity la condujo a otro programa entre fogones: ‘Cocina al punto’. En este espacio gastronómico emitido por las mañanas, compartía plató con el chef Javier Peña y se encargaba de preparar distintos platos con productos típicos de distintas regiones españolas. Con esta colaboración de nuevo conquistó a los telespectadores por su buen hacer en la cocina y sus comentarios resueltos, naturales y divertidos, y los directores de otros espacios decidieron enviarle sus propuestas.