La ex gran hermana confirmaba la ruptura definitiva de su relación con Kiko Jiménez tomando una drástica decisión. Acudir a la casa del joven para recoger todas sus pertenencias y desvincularse por completo del que hasta ahora había sido su pareja. Pero parece que se le olvidó algo…

Sofía y Kiko llevaban viviendo juntos desde que en verano comenzase su relación

Primero fue el desconcierto ante los vídeos que mostraban el incipiente tonteo, después la indignación por el más que evidente ‘feeling’ entre ellos, y más tarde, el mensaje mirando a cámara anunciando la ruptura. El flirteo entre su novio y la mujer de Diego Matamoros, por ahora ajenos a la polémica exterior, ha desencadenado todo un aluvión de reacciones por parte de sus parejas.

Sofía Suescun, novia de Kiko, se mostraba afectada desde el primer momento por la complicidad que empezaba a observar en el concurso. Consciente de la intimidad que se genera en la casa más famosa de Guadalix, y conocedora de las miradas de su chico, comenzaba a ver claro que entre Kiko y Estela estaba surgiendo “algo más”. No tardaba en manifestarlo, incluso en anunciar el cese de su relación por lo que ella estaba considerando una gran falta de respeto, pero, hasta esta semana, no se producía el verdadero gesto que da la relación definitivamente por terminada.

El pijama de la polémica

Kiko, en su curva de la vida, decía ver a Sofía Suescun como la mujer de su vida

La que fuera ganadora de Supervivientes decía alto y claro en el plató de GH Vip lo lejos que se sentía del jienense: “He ido a casa de Kiko y he recogido todas las cosas que tenía para ir dejando sitio a Estela. El pijama de Gloria no lo he cogido, que sigla reciclándolo”. Así es, Sofía lanzaba un órdago a Kiko y dejaba el pijama de la que un día fuera su pareja, Gloria Camila. Un pijama que, además, provocó las críticas de gran parte del plató cuando ella misma aparecía con él puesto en el vídeo de presentación del de Linares.

Algunos han tildado este gesto de infantil, otros, sin embargo, lo consideran algo coherente y acorde al comportamiento que Kiko ha tenido en la casa con Estela, siendo ahora víctima de sus propios actos. Habrá que esperar a que Kiko esté en la calle para ver si finalmente Sofía mantiene ese rotundo “no” que ya ha pregonado por la mayoría de platós de Mediaset y si, en caso de ruptura irrevocable, Kiko y Estela deciden darse una oportunidad fuera.