Los problemas se multiplican y Letizia tiene que hacer frente cada semana a un imprevisto nuevo. Tras el monumental enfado con Froilán y Victoria Federica, ahora ha sido Carla Vigo quien ha colmado la paciencia de la monarca consorte. La mujer de Felipe VI no soporta que su familia esté en boca de todos a causa de unos comportamientos que ella considera inaceptables. Las consecuencias de este hartazgo de la asturiana pueden ser nefastas.

El cambio radical de su niña mimada

> El nacimiento de Carla Vigo hace 18 años llenó de alegría a toda la familia. Pronto se convirtió en el ojito derecho de su tía Letizia, que se deshacía en mimos y atenciones con la protagonista de la casa. Incluso se quiso quedar con su custodia cuando el 7 de febrero de 2007 era encontrada sin vida en su domicilio la madre de la pequeña Érika Ortiz. La entonces princesa de Asturias estaba dispuesta a hacer un hueco a su sobrina mayor en el palacio de la Zarzuela y poner todo a su disposición para minimizar las dolorosas consecuencias de haber perdido a su referente a tan corta edad. Sin embargo, sus intenciones se vieron frenadas en seco por Antonio Vigo. El escultor y doctor en Bellas Artes no estaba dispuesto a ser separado de su pequeña.

A pesar de que la relación entre Letizia y su excuñado no es demasiado fluida y tampoco lo ha sido en los últimos años, los Ortiz Rocasolano sí que han podido disfrutar de Carla siempre que han querido. La niña ha formado parte (en un discreto segundo plano) de celebraciones familiares y momentos históricos como la Primera Comunión de sus primas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Pero la llegada de la joven a la mayoría de edad ha puesto en jaque todo. Así, ha pasado de ser la niña mimada de la Reina a ser un auténtico problema. Y aunque la asturiana lleva bastante tiempo advirtiendo a Carla de que su actitud acarrea consecuencias a la corona, ella se mantiene impasible. Pero con su último comportamiento ha llegado demasiado lejos y ha hecho que Letizia monte en cólera. Descubre todo a continuación.

Siguiente: Las consecuencias de una lógica rebeldía