Se han cumplido los peores presagios. Aunque se habló de un pacto entre don Juan Carlos y doña Sofía para mantener una imagen de unidad, el mismo ya es papel mojado. Los reyes han soltado amarras y navegan en barcos diferentes hacia puertos distintos. Ha ocurrido un hecho que ha marcado un antes y un después en esta relación matrimonial. Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo porque no tiene desperdicio.

Juan Carlos y Sofía no se juntan ni en el hospital

> Desde que se casaron, los desencuentros y discusiones han sido la nota habitual entre don Juan Carlos y doña Sofía. La reina ha puesto tierra de por medio en un par de ocasiones con la firme decisión de separarse. Tuvieron que contenerla para que viera la cruda realidad que le esperaba. Por otro lado estaba su religiosidad. Hubo que recordarle que su fe impedía la ruptura matrimonial. Entre unas cosas y otras, se resignó a la infelicidad perpetua de vivir sin amor.

Hace  ya mucho que don Juan Carlos y doña Sofía solo hacen el paripé en público. Por ejemplo, cuando el rey ha estado en el hospital convaleciente, la reina ha ido a visitarle sin entrar en su habitación. En estas ocasiones se prepara una estancia especial para ella, y allí permanece el tiempo que dicta el  protocolo. Después, cuando se va, con la mejor de sus sonrisas, explica lo bien y animado que está el rey, cuando, en realidad, ni le ha visto.

Siguiente: Una dolorosa y humillante discusión