Miriam Saavedra ha demostrado con creces que quiere hacerse un hueco en el mundo de la televisión. A pesar de que Carlos Lozano le ha pedido que no hable de ciertas cuestiones, a la peruana le es difícil resistirse. Fue Mónica Hoyos quien advirtió que Miriam no decía toda la verdad al respecto de ciertos asuntos relativos a su vida privada. Pues bien, el tiempo ha dado la razón a Mónica. A continuación te contamos la gran estafa de Miriam Saavedra.  ¿Qué pensará Carlos Lozano de esta espinosa cuestión?

Miriam no sabe dónde meterse

> Lo cierto es que Miriam no sabe dónde meterse tras haber sido pillada en este escándalo. ¿Qué necesidad tenía de mentir? Y lo que es más extraño todavía, ¿por qué sigue intentando aguantar el tipo en vez de reconocer que la realidad? La cuestión es que Saavedra no tiene intención alguna de contar las cosas tal como han sido. Esto demuestra que para ella es muy importante aparentar un cierto nivel de vida que, visto lo visto, no está a su alcance.

Según Miriam, ella ha adquirido un piso igual al que mostró. Sin embargo, debido a que no se la entregaban a tiempo, decidió enseñarlo para complacer a sus fans o por simple postureo. Así lo cuenta ella: “Esta casa es similar a la casa tal cual que yo le compré. Lo que yo hice fue adelantar el contenido hasta que le entreguen la casa a mi madre. Es igual, con las mismas condiciones pero mejor decorada”. Y siguiendo con esta versión de la casa del medio millón de dólares, la peruana sentencia: “Mi madre ahora mismo está muy bien instalada y muy feliz. Ha remodelado cosas, ha hecho cosas muy muy bonitas. En la casa que yo os enseñé”.