Sandra Barneda es una de las presentadoras más habituales de Telecinco. Desde que trabajó con Jordi González copresentando La Noria, su trayectoria profesional dentro de Mediaset no ha parado de crecer. Sandra también triunfa como escritora. Recientemente ha sido galardonada con un premio de 150.250 euros por su novela Un océano para llegar a tiEstá muy bien valorada por la crítica y por los lectores, nadie duda del talento de la periodista. Pero, en su faceta como presentadora, no tiene tanta suerte. A pesar de haberse hecho con una infinidad de programas de la parrilla de Telecinco, el público está cansado de su presencia. Tras conocerse la noticia de que iba a sustituir a Emma García durante su baja en Viva la vida, las redes ardían manifestando su deseo de que fuera Toñi Moreno la que ocupara el puesto. ¿Por qué Sandra no es tan querida por los espectadores? 

 

 

 

 

Recorrido de Sandra Barneda por Telecinco 

> Sandra Barneda empezó su trayectoria en la radio catalana colaborando en un programa matinal. Tuvo bastante éxito, e incluso llegó a cubrir La Guerra de los Valcanes, tal y como cuenta ella en una entrevista para ABC. Sin embargo, la radio no terminaba de cubrir su ambición profesional. Así que decidió dar el salto a la pequeña pantalla. Aunque de una forma muy diferente a la faceta que conocemos hoy en día. Barneda empezó haciendo pequeños papeles de interpretación en míticas series como Compañeros o Al salir de clase. Pero poco tardó en descubrir que no era lo suyo, y orientó su camino hacia la información. A pesar de que trabajó en otras cadenas, ha sido Telecinco quien le brindó la oportunidad de convertirse en lo que es hoy en día.  

Su primer trabajo reconocido fue de la mano derecha de Jordi González. Sandra copresentaba La Noria, era la encargada de presentar al público informes y debates. Desempeñó tan bien su función que, rápidamente, se ganó el cariño de los espectadores. El éxito que tuvo hizo que confiaran en ella para presentar De buena ley, un programa mítico en la sobremesa de la cadena. Tras el cierre de La Noria, volvió a trabajar junto a Jordi en El gran debate. Y, a partir de entonces realizó su carrera en solitario. Fue una de las presentadoras de Hable con ellas, sustituyó a Ana Rosa e incluso condujo los debates de GH y Supervivientes. Ahora le han encargado tomar el relevo de Emma en Viva la vida, pero, ¿por qué el público se lo ha tomado tan mal? 

Siguiente: El motivo por el que la gente quiere Toñi Moreno