Rocío Flores, la hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, está cada vez más de actualidad y protagoniza más noticias y polémicas. Ha sido participar en Supervivientes y su presencia es continua. Ello conlleva filias y fobias. En este caso ha sufrido ataques a raíz del último escándalo que ha tenido como protagonista a su pareja, Manuel Bedmar. Ahora veremos de qué se trata.

De persona anónima a continua presencia en medios

Rocío Flores

Quién nos iba a decir que Rocío Flores iba a ser una de las celebridades que más noticias genera. Porque siempre había querido mantenerse alejada de los focos. Quizás, consciente de que estos habían sido los responsables de su ruptura familiar, decidió vivir la vida de una persona anónima. Así no daría la oportunidad de que los periodistas ahondasen en sus problemas.

Sin embargo, todo esto cambió hace apenas un año. Entonces, su padre entró en la casa de Gran Hermano y Rocío Flores decidía acudir para representarlo en el plató durante las galas. A partir de aquí, la vida de Rocío ha dado un giro absoluto. Del plató de Mediaset saltó a participar como concursante en Supervivientes y a volver a poner en la palestra su inexistente relación con su madre.