La relación entre Rocío Flores y su madre, Rocío Carrasco, no mejora. El paso del tiempo no ha hecho más que alejar dos posturas equidistantes que no encuentran un punto en común para la reconciliación. Y mucho menos ahora, cuando la hija ha tomado una decisión que supone una venganza en contra de la madre.

Rocío Flores consuma su venganza

> Rocío Flores ha demostrado que siente absoluta pasión por la televisión. Se desenvuelve bien en las arenas movedizas que surgen en Guadalix de la Sierra. Sabe que cuenta con el beneplácito del presentador, Jorge Javier Vázquez, que suele darle su sitio en cada gala. Rocío se siente fuerte ante la adversidad y utiliza un lenguaje directo. Su imagen dista mucho de la que su padre, Antonio David, nos había contado en infinidad de ocasiones. A pesar de que la joven ha reiterado que no dará explicaciones que pongan en jaque a su familia, lo cierto es que ha tomado una decisión que supone una venganza contra su madre. Rocío ha fichado al representante Agustín Etiene para que le consiga más trabajos en televisión. Quiere seguir su andadura y está convencida de que en el Universo Mediaset puede tener una plaza asegurada. Pero no ha escogido a un manager cualquiera. Es el mismo que defiende los asuntos de su padre y de Belén Esteban quien ha iniciado una campaña de desprestigio contra Rocío Carrasco sin precedentes. Lo ha hecho con acusaciones que pueden tener graves consecuencias.

Siguiente: Las consecuencias legales de las acusaciones de Belén Esteban