No se dirigen la palabra desde 2012 y su relación maternofilial parece estar muerta y enterrada. Rocío Flores ha reconocido en varias ocasiones que le gustaría retomar el contacto con su madre, pero Rocío Carrasco no parece estar por la labor. ¿Por qué se niega a reconciliarse con sus hijos? Ocho años después, parece que la respuesta por fin ha visto la luz. ¿Quieres conocer más detalles? Sigue leyendo, te lo contamos todo a continuación.

El silencio de Rocío Carrasco

> Todo el mundo guardaba un silencio sepulcral sobre lo que había llevado a esta madre a distanciarse tanto de sus hijos. Sin embargo, a partir de la entrada de Antonio David Flores en Gran Hermano VIP 7, se han ido desgranando algunos detalles de este enfrentamiento. Meses después, la participación de Rocío Flores en Supervivientes 2020 terminó de abrir el cajón de los recuerdos y, poco a poco, vamos conociendo qué pasó realmente para que se abriera este enorme cisma familiar, que a día de hoy parece imposible cerrar.

Rocío Flores se ha llenado la boca en varias ocasiones asegurando que le gustaría empezar de cero con su madre y retomar el contacto, pero lo único que encuentra desde la otra parte es un silencio abrumador. Rocío Carrasco no parece tan dispuesta como ella a limar asperezas, al menos de forma pública. ¿A qué viene el silencio de una madre que parece desatender la llamada de sus hijos? Muchos no encuentran explicación, pero lo cierto es que, si nos remontamos al año 2012, podemos comprender un poco mejor la postura de la heredera universal de la más grande.

Siguiente: Rocío Flores pegó a su madre