Hay niños que nacen con arte. Eso les lleva a profesionalizarse a una temprana edad. Muchos han sido los que han crecido frente a las cámaras, olvidando los juegos y el recreo y centrándose en la interpretación.

Sacrificaron su infancia para ganar dinero y dedicarse a lo que más les gustaba. Su vida está marcada por el éxito, pero también por el sacrificio. Muchas horas de rodaje y la pérdida del anonimato son el resultado de su arte.

Ivana Baquero

Ivana Baquero se hizo famosa al lado de uno de los mejores directores de habla española que existe. Guillermo del Toro la seleccionó para que participara en su obra ‘El laberinto del Fauno’. Dicen de ella que fue como si llevara décadas haciendo de actriz, aunque era uno de sus primeros trabajos.

La protagonista indiscutible de una película tan compleja, que mezcla realidad y ficción fue ella. Tenía ese potencial que le permitía salir en primera línea y comerse la pantalla. Ivana tiene un gran futuro por delante, aunque intentará compaginar sus dos esferas, la personal y la profesional.