VPN

Como suele suceder en tantas aplicaciones y aspectos de nuestro día a día, es habitual que llevemos tiempo usando algún servicio o equipo y no sepamos de ello nada más que su operativa y el uso doméstico, por llamarlo así, que les damos.

Las conexiones VPN no son ni mucho menos un invento nuevo, pero es ahora cuando están empezando a coger empuje y popularidad entre el gran público. Mientras que tradicionalmente su uso era más común en el entorno empresarial, la gran versatilidad de este tipo de conexiones y sus múltiples usos las hacen cada vez más populares.

Lo mejor es comenzar definiéndola, ya que VPN significa Virtual Private Network, es decir, red privada virtual. Una red privada virtual le da un mayor nivel de protección y privacidad cuando navega por Internet, ya sea desde casa o desde fuera.  Dicho de forma sencilla, una VPN crea una conexión segura en redes públicas, como la wifi del transporte público, de hoteles o de su cafetería favorita, así como en redes de casa como puede ser la que le proporciona su proveedor de servicios de Internet.

Al hacer circular su tráfico a través de servidores especializados y cifrar sus datos, las VPN ocultan su actividad en Internet y le protegen de los muchos peligros de la web, desde ataques de hackers a venta de datos, suplantación de identidad y mucho más que todos conocen y cada vez oyen con más frecuencia.

Cuando se conectan a Internet ya sea mediante el móvil, PC, televisión y demás dispositivos generalmente se comunican con el router o módem que conecta su casa con el proveedor de Internet, que tengan contratado, ya sea mediante cable o inalámbricamente. Los componentes son distintos si está usando la conexión de datos del móvil, que incluye su propio módem y habla con la antena de telefonía, pero la esencia es la misma ya que su dispositivo se conecta a otro, que le conecta a Internet. Lo habitual es que no se tenga uno sino varios dispositivos conectados al mismo router; móviles, ordenadores, consolas, etc.

En este caso cada uno tendrá asignada una dirección IP local, que no es visible desde Internet. Esto es una red local, un conjunto de dispositivos conectados de tal modo que puedan compartir archivos e impresoras sin necesidad de pasar por Internet. Pues bien, una conexión VPN lo que le permite es crear una red local sin necesidad que sus integrantes estén físicamente conectados entre sí, sino a través de Internet. Es el componente “virtual” del que se hablaba antes. Obtiene las ventajas de la red local (y alguna extra), con una mayor flexibilidad, pues la conexión es a través de Internet y puede por ejemplo ser de una punta del mundo a la otra. Aunque muy resumido, esto es una VPN. Hay más aplicaciones y utilidades que pueden descubrir entrando en VPN.