Bertín Osborne

El 2019 no ha empezado con buen pie para Bertín Osborne. A la preocupación por su hijo Kike, que ha tenido que pasar varias veces por el quirófano en sus últimos meses, se suma otro tema que le quita el sueño. El artista tiene que hacer frente a un batacazo con el que no contaba. La posibilidad de quedarse sin ingresos le pilla desprevenido y en un momento bajo.

Una trayectoria marcada por la ambición

Bertin Osborne

> Nadie de su familia era artista, pero Bertín Osborne decidió dar rienda suelta a su pasión e inició una carrera como cantante de rancheras que ha estado llena de éxitos. Además, su apuesta planta le convirtió pronto en uno de los galanes patrios; un seductor nato que está casi a la altura del inimitable Julio Iglesias. Pero el jerezano vio pronto que solo con la música no podría llevar un nivel de vida tan alto como deseaba. Sus ingresos no eran tan astronómicos como los de otros cantantes coetáneos. Tener una legión de fans alimentaba su ego pero no las bocas.

Cegado por la ambición y movido por sus carísimos gustos, se embarcó en una nueva etapa en la que se convirtió en un artista multidisciplinar. Bertín se sintió como esos hollywoodienses que son capaces tanto de protagonizar una película taquillera como de participar en un concurso de baile. Así, Norberto Ortiz, como se llama en realidad, aceptó proyectos de teatro, telenovelas, programas de televisión…. Y es precisamente la pequeña pantalla lo que ha hecho que su vida en los últimos años dé un giro radical. Descubre los motivos a continuación.

Siguiente: Su inesperada caída en picado