El jugador del F.C. Oporto, Iker Casillas, se convertía en el protagonista indiscutible del pasado miércoles. El portero tuvo que ser inmediatamente ingresado en el Hospital CUF Oporto tras sufrir un infarto de miocardio mientras entrenaba. Tras un periodo de pruebas el portero ya ha recibido el alta. A continuación le mostramos las primeras fotografías tras salir del hospital.

Iker Casillas ha recibido el alta

El portero de la Selección Española, Iker Casillas, sufrió un infarto de miocardio el pasado miércoles mientras entrenaba. Tuvo que ser inmediatamente ingresado en el Hospital CUF Oporto, donde se le realizó un cataterismo. Unos dolores fuertes en los brazos y en el pecho fueron los síntomas que preocuparon a los médicos del equipo, encargados de llevar al portero al hospital.

Se vivieron unos momentos de mucha intensidad hasta que finalmente un comunicado por parte del equipo tranquilizó a todos los seguidores del portero. Su pareja, Sara Carbonero, se encontraba en ese momento a 700 kilómetros de distancia aunque no dudó ni un segundo en viajar hasta Oporto para estar a su lado. Actualmente, se encuentra en muy buenas condiciones aunque es posible que no pueda volver a jugar en lo que resta de temporada. Horas antes de su salida, el portero ha escrito un mensaje muy tranquilizador en sus redes sociales: “Yo con el #CorazónContento y vosotros? Seguimos mejorando”. Ya ha recibido el alta y estas han sido las primeras imágenes a la salida del hospital.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Primeras declaraciones tras el infarto

Visiblemente emocionado, Íker abanadonaba las instalaciones del hospital ofreciendo una rueda de prensa improvisada. Vestido de blanco y acompañado por Sara Carbonero, el guardameta aclaraba, entre otros aspectos, que no sabe si jugará de nuevo en la liga profesional: “Me tocó a mí. Es difícil hablar pero tengo que estar agradecido porque me siento afortunado. Gracias a la gente que se ha preocupado por mí porque me ha hecho sentir querido. Me emociono al ver tantas muestras de cariño, no quiero olvidar agradecer al hospital y a los médicos, a toda la gente que me ayudó a venir rápido para minimizar el impacto del infarto que tuve”.

Así mismo, Casillas quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a todos los allí congregados: “Me encuentro mucho mejor. Será un reposo de un par de semanas o un par de meses, no lo sé, pero la verdad es que me da igual. No sé lo que será el futuro pero lo más importante era hablar y transmitir como me encuentro. Nos veremos pronto”.